Contacta con nosotros en info@licreatura.com

CÓMO CREAR PERSONAJES INOLVIDABLES: CAPÍTULO 4

CÓMO CREAR PERSONAJES INOLVIDABLES: CAPÍTULO 4
julio 6, 2016 Fernando Macías Grosso

Capítulo 4: La capacidad de cambio

Todo lo que nos rodea es susceptible de cambio. El ser humano no deja de desarrollarse y de cambiar desde su concepción hasta su muerte, e incluso después de esta seguimos cambiando hasta convertirnos en polvo. El cambio es inherente a la propia existencia. Es por tanto que el «cambio» debe afectar también a nuestros personajes si queremos conseguir que estos puedan parecer personajes de carne y hueso para nuestros lectores.

Lo mismo que hemos hablado de que el deseo del protagonista actúa como motor narrativo, el cambio suele ser muchas veces la culminación de la historia. En la mayoría de historias el personaje cambia de manera lenta y casi imperceptible, pero los lectores más audaces deberían ser capaces de notarlo. Una historia sin que el cambio afecte a nuestros personajes es una historia predecible que se ve venir a leguas, lo que hará que nuestros lectores puedan perder el interés por lo que estamos contando más pronto que tarde.

Como no hay mejor muestra que un botón, veamos un ejemplo. Podemos observar el cambio en el caso de Bruce Wayne (Batman), el personaje creado por los estadounidenses Bob Kane y Bill Finger para unas viñetas. Aunque es un personaje de cómic, a la hora de crear personajes todos los géneros narrativos se basan en la misma fórmula.

Bruce Wayne era un chico de clase alta con unos padres multimillonarios y con un futuro prometedor. Todo eso cambia el día que sus padres son asesinados en las calles de Gotham tras salir de un espectáculo y queda huérfano. La pérdida de sus padres le hará introducirse en un proceso de cambio que lo llevará a convertirse en un poderoso superhéroe que intentará impartir justicia.

Los cambios pueden afectar tanto a la parte visible de tu personaje (características físicas) como a la parte menos tangible de este (características psicológicas). Puede ser que un chico debilucho, educado e incapaz de matar una mosca acabe repartiendo hostias a diestro y a siniestro con el fin de acabar con la corrupción y la delincuencia después de ganar cincuenta kilos de puro músculo.

Lo interesante será conocer cómo se ha producido ese proceso de cambio, más incluso que la propia transformación.

Puede que «el cambio» sea un elemento al que no hemos prestado mucha atención hasta ahora. Si tienes un manuscrito ya empezado o estás a punto de iniciar un nuevo proyecto literario, no olvides este aspecto que dotará a tu personaje de esa inmortalidad que estamos buscando.

Si unimos una completa ficha de personaje, la multidimensionalidad y el cambio en nuestros principales personajes, lograremos estar más cerca de conseguir personajes que sean inolvidables para el lector.

¡Suerte!

Fernando Macías Grosso

Maestro de Educación Primaria, escritor y director de contenidos de Licreatura. Fernando es un gran apasionado de la lectura y la escritura creativa. Sus novelas de intriga policíaca «El asesino de comparsistas» y «El asesino de comparsistas 2: Tras la máscara» han conseguido un enorme éxito.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*