Contacta con nosotros en info@licreatura.com

CÓMO REALIZAR UNA PROPUESTA EDITORIAL

CÓMO REALIZAR UNA PROPUESTA EDITORIAL
junio 29, 2016 J. P. Andersen

Por fin tienes un manuscrito. Lo dejaste reposar, lo leíste como lector crítico, lo corregiste y lo mostraste a tus lectores cero. Aceptaste sus críticas y lo volviste a revisar hasta que llegó un momento en el que te sentiste vacío, en el que fuiste consciente de que ya no podías darle más de ti. Bien. ¿Qué puedes hacer a continuación?

Estudia las diferentes líneas editoriales analizando los libros que publican y envía tu propuesta solo a aquellas donde puede encajar. Asegúrate de comprobar que admiten originales y sigue al pie de la letra las instrucciones que facilitan a través de sus páginas web para su recepción.

¿Qué información debe incluir una propuesta editorial?

Normalmente las editoriales reciben muchos manuscritos y no pueden leerlos todos (o al menos no todo el contenido). Por este motivo prefieren recibir una propuesta editorial donde se incluya parte del manuscrito –un par de capítulos si es una novela– a modo de «gancho». Es muy importante escribir una presentación sincera con una propuesta concreta. Esa breve presentación –incido en lo de breve– debe incluir estos elementos:

  • ¿Por qué?
  • ¿Quién eres? (Breve biografía literaria y principales logros)
  • ¿De qué va tu texto? (Sinopsis, estructura y capítulos)
  • ¿Por qué deberían publicarlo? (Público objetivo y claves de éxito)
  • ¿Cuál es el siguiente paso?

El control de difusión

Es muy importante que lleves un control de las editoriales adonde envías tus textos. La mayoría suelen indicar un plazo máximo –normalmente tres meses–  a partir del que puedes dejar de esperar una respuesta.

La respuesta

Pasado un tiempo, puede que recibas un correo electrónico indicándote que tu texto no encaja con la línea editorial. Con mucha suerte –en el siglo veintiuno sería casi una excentricidad– puede que recibas una carta de rechazo en toda regla con una explicación de por qué no van a publicar tu libro. En ese caso te queda la opción de emular a Bukowski a la edad de veinticuatro años y aprovechar la situación para escribir tu propia Secuelas de una larguísima nota de rechazo, así que agradece la oportunidad y no te rindas. Piensa que Bukowski, y no es un caso aislado, tras varios intentos fallidos tuvo que esperar a los 49 años antes de intentar dedicarse exclusivamente a escribir. Así lo explicaba en una carta que escribió con esa edad: «Tengo dos opciones, permanecer en la oficina de correos y volverme loco… o quedarme fuera y jugar a ser escritor y morirme de hambre. He decidido morir de hambre».

Pero también es posible que tu propuesta suscite el interés del editor. En ese caso, contactarán contigo y te pedirán el texto completo. ¿Por qué no?

¡Suerte!

J.P. Andersen

Escritor y colaborador de Licreatura.com. Autor de «No se puede atrapar el viento», «Los besos que no se olvidan» y «Quiero ser escritor. ¿Por dónde empiezo?»

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*