Contacta con nosotros en info@licreatura.com

¿QUIERES SER ESCRITOR? PUES ESCRIBE, ESCRIBE Y ESCRIBE

¿QUIERES SER ESCRITOR? PUES ESCRIBE, ESCRIBE Y ESCRIBE
mayo 18, 2016 J. P. Andersen

Extracto del libro Quiero ser escritor. ¿Por dónde empiezo?

«Pueden impedirte ser un autor publicado, pero nadie puede impedirte ser un escritor o incluso ser mejor escritor cada día. Todo lo que tienes que hacer para ser escritor es escribir».

Katherine Neville

 No tengo tiempo para escribir. El trabajo, los estudios, ocuparme de la casa, los hijos… no me deja tiempo para nada más. ¿Te pasa? ¿Tienes la sensación de que te falta el tiempo?

¿No tienes tiempo para escribir? Búscalo.

Levántate una hora antes o acuéstate una hora más tarde, deja de ver la televisión, aprovecha la siesta de tus hijos si son pequeños o reduce el tiempo que dedicas a comer. ¿No puedes robarle al día una hora? Consigue treinta minutos. ¿No eres capaz de sacar treinta minutos? Reserva quince, pero siempre a la misma hora.

Creo firmemente que para escribir hay que ser metódico y encontrar un «horario fijo» para hacerlo cada día. No digo que no se pueda escribir en cualquier momento si surge la inspiración, no, lo que afirmo es que escribir resulta más fácil si se establece un horario fijo para hacerlo cada día.

 

¿Cuál es el mejor momento?

Depende de las circunstancias de cada uno.

Cuando Alice Munro empezó a escribir solo podía hacerlo por las tardes, cuando sus hijos pequeños dormían la siesta. Anthony Trollope, uno de los autores más prolíficos de la Era victoriana, escribía de cinco a ocho de la mañana, antes de dirigirse a su trabajo como funcionario de correos.

Yo me despierto cada día a las cinco de la mañana (en eso me parezco a Haruki Murakami) para robarle una o dos horas al día y dedicarlas a escribir.

¿Y si no tengo nada que contar?

Escribe sobre un tema del que puedas escribir cada día. Hazlo a modo de práctica, de ejercicio. Yo comienzo escribiendo sobre una experiencia del día anterior, algo que me haya hecho sentir bien, algo que me haya llamado la atención: jugar con mis hijos, una conversación auténtica, una canción, un texto que me haya emocionado… Mi ejercicio literario consiste en describir -de forma más o menos literaria- una situación del día anterior que me haya hecho sentir bien, que me haya hecho sentirme vivo.

Una vez finalizado, quizás estés en condiciones de trabajar en tus poesías, relatos o novela. Puede que no te suceda. No te frustres. Déjalo estar. Dedica el resto de tu «tiempo literario» a leer algún manual de escritura o algún texto que te inspire. La lectura también forma parte del proceso de escritura.

Libros de Eduardo Galeano como El libro de los abrazos o Memoria del fuego son una fuente de inspiración increíble si lo que te gusta es la prosa poética, y los cuentos de Carver si lo que te gusta escribir son los relatos cortos.

Lo que importa es reservar una tiempo diario para dedicarlo 100 % a la escritura, pero comenzando siempre a la misma hora. Al tener un horario establecido, la escritura irá formando poco a poco parte de tu día a día -y de las personas con las que convives- y así adquirirás el hábito de escribir, de tal forma que cuando no puedas hacerlo, te faltará algo.

Y a ti, ¿cuándo te gusta escribir?

J.P. Andersen

Escritor y colaborador de Licreatura.com. Autor de «No se puede atrapar el viento», «Los besos que no se olvidan» y «Quiero ser escritor. ¿Por dónde empiezo?»

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*